Share on Tumblr

domingo, 26 de enero de 2014

Tarta Sacher ( Versión almendras)


  La tarta Sacher, es una tarta típica de Austria, fue inventada en 1832 por Franz Sacher. Este hombre era un ayudante de cocina, que consiguió impresionar con su tarta al príncipe Klemens Wenzel Lothar von Metternich. Compuesta por capas de bizcocho rellenas  de mermelada de albaricoque y recubiertas con un glaseado de chocolate negro por encima y los lados. El chocolate que cubre la tarta permite que se conserve períodos largos. Tradicionalmente, se suele acompañar de nata montada.


Ingredientes:

Para el bizcocho
  • 6 huevos separados yemas de claras
  • 130 gr de chocolate para fundir
  • 130 gr de mantequilla
  • 130 gr de harina
  • 200 gr de azúcar
  • 14 gr de levadura en polvo tipo Royal
  • Un chorrito de esencia de vainilla
  • Una pizca de sal

Para el relleno y la cobertura
  • 450 gr de mermelada de albaricoque (yo utilicé fresa, pero la auténtica lleva albaricoque)
  • 250 gr de azúcar
  • 120 ml de agua
  • 300 gr de chocolate para fundir
  • 80 gr de mantequilla
  • 150 gr de almendra laminada ligeramente tostada

Elaboración

Vamos con el bizcocho:

Derretimos al baño maría el chocolate. Una vez está derretido, añadimos la mantequilla y removemos hasta fundirla. Ya con el calor residual, incorporaremos las yemas de huevo batiendo rápidamente para que no se cuajen. Añadimos el chorrito de esencia de vainilla y reservamos la mezcla.


Montamos las claras con el azúcar con ayuda de unas varillas eléctricas, de manera que la mezcla quede espumosa, pero no merengue.

Mezclamos la harina, la levadura y la sal y tamizamos. Seguido, enmantequillamos el molde redondo es de 20 cm de diámetro en mi caso, suficiente.

Añadimos ahora la mezcla de las claras al chocolate con ayuda de unas varillas manuales, haciendo movimientos suaves, envolventes y de arriba a abajo, para evitar que el chocolate se nos vaya abajo.

Iremos ahora incorporando poco a poco la harina mezclada, con las varillas manuales o espátula; se hace poco a poco y con paciencia para que quede una mezcla homogénea y sin grumos.

Precalentaremos el horno a 180 grados. Llevamos la mezcla al molde y al horno unos 50 minutos, hasta que un pincho quede seco. 


Ahora lo cortamos por la mitad para dividir el bizcocho en dos o tres partes ¿Cómo? Pues con una lira corta bizcochos o un cuchillo largo de pan (Truco) marcar un poquito el corte con un cuchillo y pasar alrededor un hilo de coser. Luego cruzas las 2 puntas y solo hay que estirar... Separaremos las 2 capas.

 Ponemos abajo la mitad de arriba del bizcocho (la parte superior de la mitad de abajo es más bonita, más recta, y quedará mejor arriba de la tarta).

bizcocho relleno y congelado durante la noche para echar la cobertura, congelad tapado con film, eso si.

Ponemos una capa generosa de mermelada, y nos reservaremos 2 ó 3 cucharadas. Ahora con cuidado pondremos la otra capa encima y apretaremos un poquito para que la mermelada se esparza bien. No debería salirse por los lados. (se puede utilizar un aro pastelero para esta labor)

Ahora con la mermelada que nos queda y un poquito de agua lo pondremos al microondas unos segundos y batiremos bien, haciendo una especie de almíbar, y bañaremos bien todo el bizcocho de arriba. Así quedará borracho, más jugoso.

Vamos ahora con la cobertura...
En un cazo ponemos el agua con el azúcar y calentamos. Cuando esté bien disuelto, añadiremos el chocolate, cuidando de derretirlo sin que hierva en ningún momento.

Ahora apagamos el fuego y añadimos la mantequilla en trozos pequeños, de manera que se vaya derritiendo con el calor residual.

Podemos congelar la noche anterior la tarta para que a la hora de echar la cobertura de chocolate enfríe más rápido. Cogemos la tarta y la ponemos en alto por ejemplo en una rejilla, pero con una bandeja debajo para recoger la cobertura que vaya cayendo. Con decisión, verter toda la cobertura al centro de la tarta, de manera que se esparza homogéneamente por toda la tarta. Con el chocolate sobrante decoraremos, pero esperad un poco a que enfríe. En esta versión cubrí los laterales con almendra laminada pegada al chocolate de la cobertura, quedó espectacular.