Share on Tumblr

domingo, 16 de febrero de 2014

QUESADA PASIEGA CON ARÁNDANOS

 Una receta tradicional de los valles pasiegos pero, con un toque distinto arándanos; y es que el contraste del dulce de la quesada con la acidez del arándano es una combinación perfecta.  También lo podemos realizar con otras frutas rojas como fresas por ejemplo. Este postre se realizaba tradicionalmente en una fuente de hierro ovalada, tipo besuguera como la que se ven en la foto a la izquierda; y en horno o cocina de leña .


Ingredientes:

  1. 3/4 litro de cuajada ( realizada con leche fresca de vaca y cuajo)
  2. 250 gr de queso fresco de vaca
  3. 2 huevos
  4. 250 gr de azúcar
  5. 180 gr de harina
  6. 70 gr de mantequilla blanda
  7. Ralladura de un limón y piel de otro medio limón
  8. Una  cucharada pequeña de zumo de limón
  9. Una pizca de sal
  10. Canela en polvo y una rama  
  11. 100 gr de arándanos desecados ( 1 chorrito de vino blanco para hidratarlos)                                                                                                          
 Elaboración :   Preparamos el cuajo, ponemos en un cazo la leche con la piel del limón y una rama de canela para aromatizar. Llevamos a ebullición y dejamos infusionar unos minutos, cuando haya bajado su temperatura, más o menos unos 55º. Añadimos el cuajo, removemos y dejamos enfriar hasta que cuaje.

 En un bol mezclamos la mantequilla derretida con el azúcar; removemos bien con varillas hasta que blanquee un poco la mezcla. Añadimos los huevos, la pizca de sal, la ralladura del limón y una cucharadita de canela en polvo (esto al gusto de cada uno, puede ser un poco más). Desmenuzamos el queso fresco y lo vertemos en el preparado, seguimos mezclando, no mucho se trata de que queden visibles los trocitos de queso y reservamos.
 Ahora cogemos la leche cuajada la podemos echar sobre una malla fina o colador y desmenuzamos dejamos que vaya soltando el suero. Finalmente lo vertemos en la mezcla igual que hicimos con el queso, y mezclamos suavemente para que queden visibles los grumitos de la cuajada y queso fresco; vamos, que no quede una masa homogénea como sería la de un bizcocho por ejemplo.
 Añadimos por último la harina tamizada junto con los arándanos; hidratados previamente eso sí, en vino blanco. Los enharinamos antes de echar para que no se vayan al fondo de la mezcla. Mezclamos con movimientos envolventes. 
 Por último vertemos la mezcla sobre un molde o fuente, en mi caso use los moldes de aluminio desechables de unos 25x36 cm. mas o menos. Horneamos a 180º durante 30-40 minutos hasta que esté dorada y cuajada del todo.